Fundación Impulso Docente capacitará a más de 1.100 educadores en estrategias de desarrollo socioemocional

La iniciativa beneficiará a profesores, educadoras de párvulos y técnicos de 28 establecimientos de 10 regiones del país.

La convivencia y la salud mental son un eje prioritario en el marco del desafío de recuperar los aprendizajes tras la pandemia. Según cifras de la Superintendencia de Educación, en 2022 se realizaron 12.052 denuncias por convivencia escolar, 7.565 por maltrato a estudiantes o párvulos, y en lo que va de este año ya han sido ingresadas otras 1.530 denuncias.

Otro desafío importante se relaciona con el déficit proyectado de 26 mil docentes y 7 mil educadoras de párvulos para el 2025, junto con la deserción docente, en donde 1 de cada 10 profesores desertan al primer año, según un estudio de Elige Educar. Entre los motivos que señalan los docentes que dejan las aulas está la falta de acompañamiento.

Para contribuir con estos desafíos, la Fundación Impulso Docente, con el apoyo de las fundaciones Olivo y Ya, liderará la implementación de un programa de Aprendizaje Socioemocional con el objetivo de capacitar a más de 1.100 docentes y educadoras de párvulos y técnicos de diez regiones de Chile en estrategias de desarrollo socioemocional.

“Para que nuestros niños y niñas estén bien los adultos responsables de su crianza y educación deben estar bien. A través de esta iniciativa buscamos entregar herramientas de desarrollo socioemocional a educadores y familias para que, por un lado, trabajen su propio desarrollo socioemocional, y por otro, puedan abordarlo con estudiantes en el aula y en los hogares”, señaló Bernardita Yuraszeck, presidenta del directorio de Impulso Docente.

El proyecto, que tiene una duración de 2 años, contempla la formación de toda la comunidad educativa, incluyendo a las familias a través de un taller virtual. Además, se medirá el bienestar de los participantes en tres instancias para evaluar el impacto de las intervenciones y se levantarán buenas prácticas que serán compartidas con las comunidades educativas.

En total, el proyecto beneficiará a 15.053 niños y niñas, formando a 961 docentes de 20 colegios y a 210 educadoras y técnicos de 8 jardines infantiles y salas cunas en las regiones de Tarapacá, Atacama, Valparaíso, Metropolitana, O’Higgins, Maule, Ñuble, Los Lagos, Aysén y Magallanes.