Niños reubicados

Carta al director de Bernardita Yuraszeck, Presidenta del directorio de Impulso Docente, a Diario el Sur.

Tras los incendios quedaron inhabilitadas 14 escuelas en la Región del Biobío. Los niños y niñas de las zonas afectadas ya fueron reasignados a otros establecimientos, asegurando así su derecho a la educación. El Mineduc actuó con premura.

Lo que sigue ahora es que también puedan focalizar recursos para que este grupo de niños y niñas que fueron reasignados reciban el apoyo y contención socioemocional necesario durante este tránsito. No olvidemos que no solo perdieron su colegio y muchos sus casas hace pocos días, sino que volverán a enfrentarse a ser los “nuevos” dentro de la comunidad educativa que los acoge, con todo lo que eso implica en términos emocionales y de adaptación para ellos mismos, los profesores y, por supuesto, las familias.

Esta situación no solo requerirá mucha empatía, liderazgo y paciencia, sino de un plan de contingencia específico orientado a darle apoyo socioemocional a las comunidades educativas que llegan y a las que acogen. Como sabemos, todo aprendizaje es social y emocional, y la salud mental es condición para aprender y reducir las brechas generadas en pandemia.